10 quesos para deleitar el paladar de los intolerantes a la lactosa

Hay infinidad de rumores (sean ciertos o no…) que hablan sobre quesos que llevan más lactosa que otros, que si los más cremosos tienen menos lactosa, que si los curados son peores para el intestino… Bien, este artículo no tratará sobre estos temas ni va a intentar deshacer ninguna teoría o rumor, pero si que os informará sobre 10 quesos que son aptos para personas con intolerancia a la lactosa.

Pues lo dicho, hoy os traemos una lista de quesos que si sois intolerantes a la lactosa, podréis comer con tranquilidad, eso sí, sabiendo siempre que cada caso es particular y que se debe acudir a un dietista o nutricionista para determinar una dieta exacta para nuestro caso personal.

Antes de enunciar la lista, tenemos que tener claro que: cualquier queso solo está elaborado con leche, cuajo, sal y, en algunos casos, suero y fermentos. Todos los quesos que contengan conservadores como azúcares, almidones o grasas añadidas, dejan de ser lo que la propia palabra «queso» describe.

Ahora que ya os hemos dado 4 tips para poder identificar un «queso de verdad», como no todos los quesos sientan igual a las personas intolerantes a la lactosa, os detallamos los factores generales a tener en cuenta:

  • Los quesos más grasos tienen menos lactosa.
  • Cuanto más maduro sea el queso, menor será la cantidad de lactosa.
  • Los quesos frescos que incorporan fermentos lácticos también son de más fácil digestión.
  • Los quesos elaborados con leche de cabra suelen ser más digestivos.
  • El queso nos sentará mejor si lo acompañamos de otros alimentos, y en pequeñas dosis.
  • Un queso con menos azúcares, tendrá menos lactosa.

Dicho esto, empecemos con la lista:

1. Camembert

Resultado de imagen de camembert

Al tener una maduración de más de dos meses, la lactosa apenas está presente en este cremoso francés. Se aconseja toar en porciones pequeñas y acompañado de otros alimentos para facilitar la digestión.

2. Cheddar

Resultado de imagen de cheddar

Con una maduración de hasta años, los cheddar son quesos muy curados cuyo contenido de lactosa es insignificante o nulo.

3. Idiazábal

Resultado de imagen de idiazabal
El queso de Idiazábal es aquel que corresponde al elaborado en el País Vasco y Navarra (excepto los municipios integrantes del valle del Roncal) íntegramente con leche de oveja de las razas Latxa y carranzana. Es un queso graso con una maduración mínima de 60 días, lo que lo convierte en un queso con muy poca o nula lactosa.

4. Gruyère

Resultado de imagen de gruyere
El Gruyère es uno de los quesos de vaca mejor reconocidos y famosos de Suiza. Debido a las bacterias lácticas, durante su elaboración la lactosa se metaboliza por completo en ácido láctico, motivo por el cual, el Gruyère se puede considerar un queso sin lactosa. (Normalmente se indica en la etiqueta, marcando 0 g de lactosa en su información nutricional.)

5. Mozzarella

Resultado de imagen de mozzarella

Tenemos que ir con mucho cuidado con este queso, pues podemos cometer el error de comprarlo pensando que es «el original» y hayamos comprado un «sucedáneo«. Decimos esto porque la mozzarella se hace con leche de búfala y junto a su elaboración, hacen que sea bien tolerado por las personas con intolerancia a la lactosa. Cuando hablamos del sucedáneo, lo decimos porque en el supermercado/restaurantes también se puede encontrar mozzarella, pero con leche de vaca, y esta si que nos sentaría muy mal.

6. Parmigiano-Reggiano

Resultado de imagen de parmigiano reggiano

Conocido coloquialmente como el queso parmesano, se trata de un queso curado muy duro, con sensación arenosa en boca y con un sabor muy intenso. La maduración es muy larga, proceso gracias al cual se obtiene un contenido de lactosa inferior al 1%.

7. Tête de Moine

Resultado de imagen de tete de moine

Sin duda alguna, es un queso que brilla por la forma de cortar y servir, siendo en forma de «flores» de queso creadas por finas capas cortadas que le aportan una cremosidad especial y peculiar. En el proceso de elaboración, se pierde un alto porcentaje de la lactosa al separarse del suero, cantidad que desaparece casi al 100% una vez el queso ha madurado. Por ello, podemos decir que es un queso con un porcentaje de lactosa inferior al 1%.

8. Quesos de cabra

Resultado de imagen de quesos de cabra

La leche de cabra es mucho más digestiva que la leche de vaca. Como en los anteriores casos comentados, siempre escogeremos la opción que tenga menos aditivos/conservantes y con una mayor maduración. Si la composición del queso es 100% leche de cabra, suele ser bien tolerado por los intolerantes.

9. Queso manchego curado

Resultado de imagen de queso manchego

La maduración de este tipo de queso elaborado con leche de oveja puede estar entre un mes y un dos años, por lo que recomendamos escoger la versión con mayor maduración para una menor intolerancia.

10. Quesos frescos batidos

Imagen relacionada

Son un tipo de quesos bajos en grasas que se elaboran con fermentos lácticos, hecho que los hace muy digestivos. No podemos establecer una norma general, pero no acostumbran a contener lactosa. Recomendamos encarecidamente escanear el código de barras para detectar los alérgenos.